El Dragón de La Elipa

Madrid

Ésta es la historia de un dragón, que apareció un día en un barrio de Madrid y, a diferencia de todos los dragones de cuentos medievales, de inmediato fue acogido y querido por todo el barrio. El Dragón de La Elipa ha llegado a convertirse en su seña de identidad.

EL BARRIO DE LA ELIPA

La Elipa es una zona de Madrid, perteneciente al barrio de Ventas, que a su vez pertenece al distrito de Ciudad Lineal. Los límites de esta zona son la M-30 al Oeste, la Avenida de Daroca al Noreste, el Cementerio de la Almudena al Este y la M-23 al Sur. La Avenida del Marqués de Corbera cruza el barrio de Oeste a Este.

 

Situación de La Elipa (1)
Situación de La Elipa (1)

 

Según cuentan las crónicas wikipedienses, Miguel Ximénez de Luján, a principios del Siglo XIII, dio a un señorío suyo, perteneciente al pueblo de Vicálvaro, el nombre de su mujer, doña Felipa de Vargas. Dicho nombre degeneraría con el paso de los años a La Elipa.

Durante los siglos XIX y XX, la zona de La Elipa se convirtió en una ciudad dormitorio, en la que los trabajadores cruzaban lo que es hoy la M-30, para ir a trabajar a Madrid.

En los años 50 y 60 se construirían los inmensos bloques de viviendas, muchas de ellas de protección oficial y poco a poco se fueron incluso asfaltando las calles.

 

 

 

¡ Y DE REPENTE, UN DRAGÓN !

Según cuentan en El País, una de las constructoras de bloques de la Elipa fue la encargada de crear en 1981 un parque infantil en la Av. Marqués de Corbera. La constructora decidió poner un dragón, utilizando para ello un molde.

También construyeron en la calle Vital Aza un pulpo con toboganes, que salían a modo de brazos, y una tortuga gigante en otro lugar del barrio, pero ambos han desaparecido.

(En muchos sitios he leído que el Dragón de La Elipa salía en la serie Bario Sésamo, pero he sido incapaz de encontrar una sola imagen que lo corrobore).

El dragón estaba fabricado de hormigón, tenía un acceso para niños en su cola y, de sus fauces, salía un tobogán. Sólo he encontrado en Internet una única foto con su aspecto original.

 

 

 

La batalla por el Dragón

Desgraciadamente, no sólo los niños se metían dentro del dragón para usar el tobogán. También lo usaba todo tipo de gente, que luego dejaban dentro botellas, basura o jeringuillas.

Por ello, en 2008, la concejal del distrito decidió quitar el tobogán y cegar el acceso al interior del dragón.

Más tarde, en 2010, la Junta de Distrito, a propuesta del concejal socialista Daniel Viondi, votó a favor de quitar el dragón y sustituirlo por una atracción infantil moderna, algo que no sentó nada bien a los vecinos. Telemadrid emitió un reportaje al respecto:

 

 

Esto hizo que el Barrio de La Elipa se movilizara, a través de la asociación de vecinos La Nueva Elipa. Gracias a un grupo de Facebook, consiguieron más de 1.500 firmas y enviaron a la Junta de Distrito un documento en defensa del Dragón

Merece la pena leer algunas palabras con las que los vecinos defendieron a su dragón:

 

Este dragón, que actualmente representa algo mas que un juego infantil […], es mucho mas que eso, es el dragón del parque, es el principio del barrio, es el lugar de referencia, el sitio donde quedamos, el espacio de juegos, tanto para los mas mayores como para los más pequeños […]. Es posible que no tenga valor artístico ni calidad ornamental, pero si posee denominación de origen: “La Elipa”. Los que hoy desean que desaparezca nuestro dragón y así lo han decidido, no conocen el apego que sentimos y la compañía que nos hace esta figura. Cuando cerramos los ojos y nos imaginamos (aunque después de tantos años es difícil de imaginar) este espacio sin dragón, el parque del dragón sin dragón, advertimos el vacío, que nos falta algo importante, que el barrio ya no es lo mismo, porque el dragón para nosotros ha encarnado siempre una figura que nos ha contagiado alegría y afecto, y nos ha hecho compañía en nuestros malos y buenos momentos. Muchos de los vecinos de este barrio hemos nacido con este dragón y no nos hacemos a vivir sin él, y los que le vimos  aparecer lo hemos acogido como si hubiera nacido con todos nosotros.

 

En pocos cuentos aparecen dragones tan queridos como éste. Por ello, viendo cómo los vecinos defendían a esta bestia, la Junta de Distrito les prometió que el Dragón de La Elipa no se quitaría.

En el año 2011, varios vecinos, arquitectos y paisajistas de la empresa Studio Papalagi, hicieron una propuesta de remodelación del entorno, para crear una Plaza del Dragón. El proyecto, valorado en 97.000 €, parece que no llegó a cuajar.

 

Propuesta de Plaza del Dragón (2).
Propuesta de Plaza del Dragón (2).

 

De nuevo, parecía que nunca conseguirían los habitantes de La Elipa que su dragón tuviera el reconocimiento que se merecía.

Finalmente, como por la vía oficial todos los intentos habían fracasado, aprovechando las fiestas del barrio, los vecinos de la AA.VV. La Nueva Elipa se pusieron manos a la obra a pintar al dragón. Consiguieron que la Junta Municipal sufragara, al menos, el material de pintura y así, el 13 de septiembre de 2013, quedó el Dragón limpio y reluciente. Digno de todo un barrio.

 

Y colorín, colorado, así fue como él Dragón de La Elipa consiguió que se le reconociera como Guardián y  Símbolo de La Elipa.

 

¿ CÓMO LLEGAR ?

El dragón se encuentra al comienzo de la Av. del Marqués de Corbera, esquina a las calles de San Maximiliano y Ricardo Ortiz.


Aunque se puede aparcar más o menos bien por las paralelas a la Av. del Marqués de Corbera, lo más sencillo es que cojas el metro y te bajes en la parada de La Elipa. Desde ahí puedes ir andando hasta llegar al dragón.

 

Coge el metro para ir a visitar al Dragón (1)
Coge el metro para ir a visitar al Dragón (1)

 

LA VISITA A EL DRAGÓN DE LA ELIPA

A poco que estés allí unos minutos te darás cuenta de que el Dragón de La Elipa no sólo es zona de juegos. También es lugar de encuentro para mucha gente, especialmente los que van al centro de Madrid, de gente mayor que queda para jugar, etc.

 

Nada más cruzar la M-30 se vislumbra la silueta del Dragón tras la fuente en la rotonda.

 

Silueta del dragón.
Silueta del dragón.

 

El Dragón de La Elipa mide unos 10 metros de largo, por 4 de ancho y 3 de alto y está situado en la cabecera de un parque infantil.

 

 

En las siguientes fotos podemos ver el trabajo de los vecinos, restaurando los colores originales de El Dragón de la Elipa.

 

 

Como se puede ver en los detalles, el dragón está hecho de hormigón.

 

Por último, en las siguientes imágenes podemos ver al dragón “guardando” el parque y el acceso al Barrio de La Elipa.

 

 

 

 

INFORMACIÓN PRÁCTICA

Horario

El Dragón de la Elipa está abierto todo el año, las 24 horas del día.

 

Duración

En quince minutos te da tiempo a ver el dragón y hasta montarte en él 🙂

 

Precio

Gratis total.

 

¡ QUIERO SABER MÁS !

Desgraciadamente, no he encontrado mucha más información sobre el Dragón de La Elipa que la que he puesto anteriormente. Si quieres saber más sobre el Dragón, o sobre La Elipa, puedes hacer lo siguiente:

  1. Hazte fan de la página de Facebook de la AA.VV. La Nueva Elipa, o de la asociación La Elipa sí que flipa.
  2. En la web Nosolometro puedes ver muchas fotos del Dragón.
  3. En twitter tienes varias cuentas a las que poder seguir, como La_Elipa.
  4. O si quieres, también puedes consultar la web de la Junta Municipal de Ciudad Lineal.
  5. En este blog hemos visitado otra escultura de un dragón, que también es un símbolo de una ciudad: El Monstruo de Leganés.

 

IMÁGENES

Todas las fotografías han sido tomadas por el autor de este blog, excepto las siguientes:

  • (1) – Imagen de Google Maps.
  • (2) – Imagen de la web de Studio Papalagi.

 


(c) – Guía del Turista Friki – Miguel del Pino – 2017

Déjanos algún comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: