El vuelo de Diego Marín

 

Coruña del Conde (Burgos)

En el pueblo burgalés de Coruña del Conde tuvo lugar el primer vuelo en aeroplano del que se tiene noticia. Esta hazaña la llevó a cabo un agricultor coruñés, que construyó una máquina con la que intentaba imitar el vuelo de los pájaros.

INTRODUCCIÓN

Los animales terrestres vivimos constreñidos a desplazarnos en dos dimensiones, por lo que siempre nos han fascinado peces, pájaros e insectos, que son capaces de moverse en tres. De cara a conseguir volar, nuestros antepasados se fijaban sobre todo en las aves, más que en los insectos, posiblemente porque su tamaño se acercaba más al nuestro.

 

 

Así, los primeros intentos de volar siempre fueron un intento de suplir las diferencias con los pájaros (alas, cola y plumas), convencidos de que éstas eran las claves para elevarse. Dado que todos los vuelos terminaban en fracaso, apenas nos han llegado testimonios, aunque curiosamente, dos de ellos son de españoles.

Abbas Ibn Firnás fue un hombre de ciencia e inventor, nacido en Ronda en el Siglo IX. Realizó estudios sobre el vuelo de los pájaros y construyó y probó él mismo el primer paracaídas, lanzándose desde lo alto de la Mezquita de Córdoba en el año 852. También diseñó un traje, o aparataje con plumas, con el que quiso comprobar si podía así volar. Esta prueba fallida la llevó a cabo en el año 875, también en Córdoba, y como resultado quedó gravemente herido.

Galileo fue quizá el más famoso de los que trataron de imitar el vuelo de los pájaros y murciélagos. En su caso, realizó diversos estudios sobre la aerodinámica, identificando las fuerzas ejercidas. Aunque no llegó a realizar ningún vuelo, es posible que alguno de sus ayudantes sí que lo hiciera, con resultado catastrófico.

 

 

El tercero, es el protagonista de nuestra historia

 

DIEGO MARÍN AGUILERA

Nació en el pueblo burgalés de Coruña del Conde en 1757. Era hijo de una familia de agricultores y ganaderos, es decir con ciertos recursos económicos. Estaba interesado en las máquinas y realizó diversas mejoras en los molinos y batanes del pueblo, así como en pueblos cercanos. También inventó una máquina para cortar mármol y aparatos para las caballerizas. Obsesionado como tantos con el vuelo de los pájaros, se dedicaba a capturar águilas y otros pájaros, a los que desplumaba y analizaba.

 

 

No se tiene constancia de que Diego tuviera ninguna formación específica, ni oficio técnico reconocido, más allá del de agricultor / ganadero, por lo que resulta más meritorio el logro de volar.

 

EL PRIMER VUELO

Hacía 1787, Diego encargó al herrero del pueblo la construcción de un aparato, consistente en un armazón con alas de 2 varas y media de largo cada una (2,12 m. aprox.), articuladas mediante una manivela, cola y estribos, en la que irían sus pies. El armazón estaba cruzado por varillas de alambres y alambres más finos, en los que insertó todas las plumas que había ido quitando a los pájaros que fue capturando, respetando la posición que tenían en el pájaro en cada ala. La cola también era articulada y se accionaba mediante otra manivela. Tras unos seis años de trabajo de Diego y el herrero, el aeroplano estaba preparado.

 

 

La noche del 15 de mayo de 1793, acompañado por una de sus hermanas y su amigo Diego Barbero, subió a la ladera del castilllo del pueblo, arrastrando el aparato, y se lanzó vestido con un traje de plumas dispuesto a volar. Según cuentan, dijo a sus amigos que primero iría a Burgo de Osma, luego a Soria y volvería al pueblo en una semana.

El porqué decidió realizar este vuelo de noche y no con luz solar era posiblemente debido a la animadversión que le tenían sus vecinos, bien por sus intentos por volar, o por otras rencillas, El aeroplano se elevó unos 4 metros, giró en dirección a El Burgo de Osma, planeó cruzando el río Arandilla y finalmente aterrizó a una distancia de unos 365 metros del punto de partida. Cuando su amigo y su hermana llegaron al otro lado del río, se lo encontraron discutiendo con el herrero, al que culpaba de su fracaso, por la rotura de un perno del ala.

 

 

Diego no cejó en su empeño en volar, pero sus vecinos y familiares, no se sabe muy bien por qué, aprovecharon una ausencia de Diego para robar su aeroplano y prenderle fuego. Diego entró en desesperación por este hecho y desistió de volver a intentarlo, posiblemente porque no podría volver a conseguir una cantidad de plumas de águila tan significativa como la que necesitaba su invento.

Diego Marín  falleció seis años después de este vuelo, con 44 años.

 

EL LEGADO DE DIEGO MARÍN

Desgraciadamente, este primer vuelo de la historia de la Humanidad no dejó mucho rastro escrito, ni tuvo repercusión en otros pioneros.

La primera noticia de la que se tiene referencia es una entrada en el libro «Efemérides Burgalesas«, de Juan Albarellos, publicada en Burgos en 1919 (¡más de 100 años después!). El autor de este libro menciona que el amigo de Diego Marín, dejó escrita una relación, narrando este hecho, de la que supuestamente había tomado los datos.

Posteriormente, en 1932, apareció un artículo de Eduardo Ontañón en la revista Estampa. de Madrid. Ontañón viajó a Coruña del Conde, consultó los archivos y se entrevistó con los descendientes de Diego Marín. La fecha de realización del vuelo que apunta no coincide con la de la publicación anterior, sino que sitúa los hechos el  11 de mayo de 1798. Es posible que ésta fuera la fecha real, ya que, el 15 de mayo de 1793 era casi luna nueva y apenas había visibilidad (esto lo cuentan con más detalle en esta entrada de ElSecretodelosPájaros).  En cualquier caso, esta fecha encaja mejor con el relato de que Diego Marín hubiera muerto de tristeza y melancolía (depresión), tan sólo dos años después de que destruyeran su aeroplano.

En el año 1973 se erigió una estatua en su honor en su pueblo natal

En 1986 se puso su nombre a un instituto de bachillerato en Burgos.

En 1994, el Ministerio de Defensa instaló como homenaje un avión Lockheed T-33 (Shooting Star) fuera de servicio, como homenaje a la cuna de la aviación. Sin embargo, dicho avión fue retirado 20 años después, ya que el consistorio no podía hacerse cargo del mantenimiento de esta peculiar estatua

 

 

En 1995, el programa «Al filo de lo imposible» de TVE dedicó un episodio a esta hazaña.

Fidel Cordero realizó en 1996 una adaptación cinematográfica de la vida de Diego Marín («La Fabulosa Historia de Diego Marín«), que no llegó a estrenarse en ninguna sala comercial. El aeroplano que aparece en la película es idéntico al que puede verse en el Museo del Aire

En 1983 el AeroClub de Burgos organizó un festival aéreo en la localidad de Coruña del Conde, como homenaje a Diego Marín. En el año 2009 se colocó una placa en su honor en el Aeropuerto de Burgos.

 

 

¿FUE REAL ESTE VUELO?

Teniendo en cuenta que la primera noticia escrita que se tiene es del Siglo XX, ¿fue real este vuelo, o es una exageración, ampliada con el paso de los años?.

Hay varios aspectos que nos hacen pensar que este vuelo sí tuvo lugar:

  • Fue un fracaso. El vuelo terminó mal y no cumplió las aspiraciones de su inventor. Nadie inventa historias para ridiculizarse.
  • El diseño del aeroplano, según lo que ha llegado a nuestros días, podía perfectamente haber completado ese recorrido. Es decir, era funcional.
  • La historia de observación de aves y de coleccionar plumas con la esperanza de que ésa fuera la clave para mantenerse en el aire, marca una trayectoria de estudio del vuelo.
  • Por último, para mí la más concluyente es la discusión con el herrero, echándole la culpa del fracaso. Es algo que difícilmente alguien pudiera haberse inventado.

 

¿ CÓMO LLEGAR ?

Coruña del Conde está al Norte de las localidades de Aranda de Duero y Burgo de Osma, formando un triángulo equilátero  (+/-) con ambas. No hay mucha oferta gastronómica en la zona, por lo que si vas a visitarlo puedes ir unos kilómetros más al Norte, a otro pueblo muy friki (Huerta del Rey), famoso por tener los nombres más raros de España.

.

.

LA VISITA A CORUÑA DEL CONDE

Lo primero que tienes que hacer nada más llegar es ir a ver el monumento que hay en honor de la hazaña de Diego Marín en un jardincito, hacia la mitad del pueblo, en la misma carretera de Aranda.

 

 

El monumento muestra una recreación del aparato de Diego Marín, sin cola y con unas alas que no recuerdan mucho la forma de las de las águilas. En el diseño que se imaginaron, tanto pies y manos mueven varias ruedas dentadas que hacen de transmisión a las alas que se baten solidariamente. Es decir, no podría controlar ni dirección, ni inclinación. En cualquier caso, bastante hicieron los de la Cofradía de Aranda con encargar la estatua en homenaje suyo.

 

Después de ver el monumento, dirígete al castillo. Este castillo, protegía la antigua ciudad de Clunia, situada a dos kilómetros al Noreste de Coruña. Este castillo fue conquistado por Almanzor, donde llegó a establecerse y ampliarlo.

 

En su blog, Valeria Ardante hace referencia a una Casa Museo de Diego Marín y aporta fotos de ella. Sin embargo, no he sido capaz de localizarla, ni saber si sigue existiendo.

Por último, puedes aprovechar y ver el teatro romano de Colonia Clunia Sulpicia y las ruinas que quedan de la que fue una importante ciudad.

 

¡ QUIERO SABER MÁS !

La verdad es que no hay mucho más que contar acerca de Diego Marín Aguilera y su aeroplano. Si quieres, puedes echar un vistazo a las siguientes referencias, que es donde he leído casi toda la información:

  1. El libro «Efemérides Burgalesas«, de Juan Albarellos, la primera referencia escrita y publicado en 1919, que puedes consultar online.
  2. El blog ElSecretodelosPájaros tiene la información más interesante y algún pequeño cálculo sobre si podía ser viable o no su aeroplano.
  3. Varios blogs, como Stambotic, ValeriaArdanteBurgospedia, YagüeGarcés o artículos, como éste del Diario de Burgos, tratan el tema.
  4. Y, por supuesto, esa fuente inagotable de saber que es la Wikipedia (Diego Marin y su versión inglesa)

IMÁGENES

Todas las fotografías han sido tomadas por el autor de este blog, excepto las siguientes:

(1) – Publicado en El Mundo de Castilla y León.
(2) – Publicado en el blog Strambotic de Público.
(3) – De Juan Carlos Gómez – Castillo De Coruña Del Conde, CC BY 2.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=21876307
(4) – Junta de Castilla y León – http://cradiegomarin.centros.educa.jcyl.es/sitio/index.cgi?wid_seccion=37&wid_item=333
(5) – De Charles Paul Landon – 1. oaks.nvg.org2. The Bridgeman Art Library, Object 5534263. Desconocido, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=139969
(6) – De Zaltmatchbtw – Trabajo propio, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=88881891
(7) – De Eulogia Merle – Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=37026485
(8) – Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=674315
(9) – Imagen de Google Maps


(c) – Guía del Turista Friki – Miguel del Pino – 2020

2 thoughts on “El vuelo de Diego Marín

  • el 06/05/2020 a las 17:24
    Permalink

    ¡Muy buen artículo!

    El avión quedaba fatal al lado de las ruinas del castillo, pero se le echa de menos…

    Te recomiendo que visites el cementerio de Sad Hill, a unos 40 kilómetros de Coruña del Conde. Es el cementerio donde se grabó la película de El bueno, el feo y el malo.

    Si te gusta el tema de la aviación, en Alcalá de Henares, Madrid, en la zona de la Universidad, campus de ciencias, están las ruinas de unos hangares utilizados en la guerra civil, un sitio curioso.

    Respuesta

Déjanos algún comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: